6 tendencias que revolucionarán la práctica de la teleradiología y la telemedicina

6 tendencias que revolucionarán la práctica de la teleradiología y la telemedicina

La innovación tecnológica en el sector de la Salud está cada vez más veloz. En este contexto, la transformación digital es el camino para acompañar esa evolución y aproximar a los pacientes conceptos más modernos de cuidado. Un ejemplo es la teleradiología, una rama de la telemedicina.

De forma general, el concepto de la telemedicina trae la idea del cuidado apoyado en la distancia, lo que amplía el ingreso a la asistencia. La propuesta es usar las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) para realizar consultas y acompañamientos diagnósticos, además del intercambio de datos de los pacientes.

En la práctica, la teleradiología consiste en una transferencia de las imágenes radiológicas de un paciente, como los rayos-X, tomografías, resonancias y otros, desde el local en que el examen está siendo realizado para otro destino, con el uso del Sistema de Archivo y Comunicación de Imágenes (Picture Archiving and Communication System – PACS). De esta forma, el médico radiólogo ofrece sus servicios a los pacientes, aun cuando esta físicamente ausente.

El desarrollo de la tecnología promete optimizar la práctica de la teleradiología y abrir camino para la telemedicina, siempre y cuando ocurran algunas mudanzas que son necesarias, entre ellas:

Big data: Base de datos equipada de herramientas que organizan las informaciones creadas por los dispositivos médicos y las procesan de forma más optimizada, consiguiendo retornar datos más “elaborados” y de fácil ingreso para el profesional.

Cloud computing: La ampliación de los factores de seguridad de esta modalidad de archivar promete la agilidad del ingreso necesario a la práctica del diagnóstico en la distancia, al mismo tiempo presenta reducción de costos, porque no es necesario contar con un data center interno para suportar imágenes e informes médicos.

Nanotecnología: en un escenario futuro, la tecnología posibilitará nuevos tipos de exámenes, cada vez más necesarios y que, aliados a la teleradiología, permitirán diagnósticos más acertados y rápidos.

Internet de las Cosas (IoT): Los dispositivos se están tornando cada día más inteligentes y conectados al cotidiano. Las herramientas de IoT permitirán monitorear de forma constante y, combinadas a los datos de exámenes, aumentarán la precisión de los diagnósticos y seguimiento de enfermedades crónicas, por ejemplo.

Deep Learning: La inteligencia artificial (IA), por medio de la tecnología de aprendizaje de máquina, sirve de apoyo al médico radiólogo en la toma de decisiones sobre el diagnostico. Además, será fundamental para descartar exámenes sin alteraciones, optimizando el tiempo del profesional – que podrá concentrar sus actividades exclusivamente en la elaboración de informes médicos con anomalías identificadas.

Watson Health: La inteligencia cognitiva del supercomputador y sus recursos interactivos optimizan las tareas, proporcionando movilidad, seguridad para el paciente y asertividad en la hora de tomar decisiones.

El desarrollo de la teleradiología necesita enfrentar las barreras tecnológicas. Ni todas las organizaciones están en un nivel de transformación digital suficiente para la implementación de tecnologías con esa complejidad. Las telecomunicaciones también pueden ser una barrera. Ciudades con internet que no atiende las especificaciones de tecnologías como IoT, por ejemplo, pueden tener dificultades para implementar las tecnologías disruptivas.

La seguridad de los datos sensibles de los pacientes también es un desafío para los próximos años; para la implantación de tecnologías como IoT, Cloud computing e IA, existe la opción anonimizar los datos, pero el uso deberá ser utilizado por el portador, que debe conocer la finalidad antes de aprobar.

Aun conociendo la existencia de esos desafíos, es necesario que se comience a pensar en el futuro en el cual la telemedicina será parte del día a día de la Salud.



Abrir chat